Música

Cinco pasos para “superar” un lunes lluvioso

En una tarde gris de estas uno solamente puede pensar en dos cosas. La primera es estar arrunchado en su cama (si tiene pareja, con su pareja. Si no, arrunchado con un tarro de helado) o estar en las Islas Griegas y no estar en este intento de invierno que quiere tener Bogotá típico de comienzos de abril y peor… después de semana santa.

Pues sí, querido personaje, ES LUNES y su vida laboral le recuerda lo pobre que es usted para no poder ni estar arrunchado, ni en las Islas Griegas. Pero todo bien, aquí le tengo una serie de cosas que debe hacer para evitar esa sensación oscura que lo sofoca.

1. Ponga buena música: ¡NO! Reik ni Arjona, no son ni buena música, ni recomendadas para una tarde lluviosa. El hecho que usted quiera arruncharse, llorar, patalear, bailar bajo la lluvia o lo que sea que usted haga cuando llueve no le da derecho a decir que Jesus es verbo no sustantivo. Aquí le sugerimos una lista en Spotify.

2. Tome mucho café: Esto le ayudará a que su capacidad de alerta sea alta por si alguien se quiere botar por la ventana en su oficina. Además, en el momento de parar a servirse el café, tendrá oportunidad de echar chisme con sus compañeros y ¿por qué no? hasta hablar mal de alguien por ahí.

3. Acepte que es lunes: No se niegue a usted mismo que es lunes. El efecto placebo de pensar que ya falta poco para el viernes, es eso: Un efecto placebo. Así que solamente siéntese, tómese su café y acepte la realidad. Esa idea no le ayudará a sentirse menos miserable, pero le quitará la sonrisa de huevón y de bonachón que todos odian en una oficina un lunes.

4. Distribuya el trabajo: Aquí muchos pecamos, porque somos tan proactivos los lunes que nos queda tiempo toda la semana. Bueno, si ya, no es verdad, pero piense que ya vendrán los otros días para estresarse por todo el trabajo que tiene pierna arriba, déjeselo al ud del futuro. Usted nada más (lo repito) ponga buena música y deje que todo fluya. Hasta puede llegar a pensar que ya casi es viernes (si esto pasa, devuélvase al punto número 3)

5. Cumpla el horario: No le de ni por llegar más temprano ni por salir más tarde de la oficina. Salga a las 6 en punto, nada de hacerle favores a los compañeros, seguramente ellos se aprovecharán de su estupidez y le dejarán el trabajo a usted mientras que ellos si salen en punto. Empiece a “empacar” sus cosas a las 05:45. Así a las 06:00 ya estará felizmente fuera de su oficina.

Ok. Acabo de ver el reloj… ¿adivinen? siendo las 05:45 ya me voy, no me voy a quedar haciéndoles el trabajo a ustedes… Carramanada de flojos.

Feliz semana. Besitos cariñosous.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *